Ayudas ópticas

Tratamiento realizado en un centro especializado

Existen varias opciones a la hora de realizar un tratamiento óptico según el error refractivo o el defecto visual:

  • Lentes correctoras : monofocal, bifocal, progresivo.
  • Lentes de contacto
  • Prismas

Los defectos refractivos que nos podemos encontrar y sus tratamientos más comunes serían:

 

Miopías

Se pueden corregir con una gafa a tiempo completo. En el caso de una miopía progresiva o tensional, recomendamos bifocales, progresivos o lentes de contacto de gas permeable para intentar ralentizar la subida de dioptrías miópicas.

Hipermetropías

Es importante que se corrijan sobretodo para las tareas de cerca para evitar fatiga visual. En el caso de hipermetropías altas se deben corregir para cerca y lejos para relajar el enfoque y no provocar un estrabismo convergente. Las hipermetropías por lo general se van reduciendo con la edad.

 Astigmatismos

Se deben corregir la mayoría de los astigmatismos que repercuten en la nitidez tanto en la visión de cerca como en la de lejos. Pueden provocar dolores de cabeza y tensión o fatiga ocular.

 Anisometropías

Anisometropía se da cuando hay mucha diferencia de defecto refractivo entre un ojo y otro, se deben considerar lentes de contacto para poder prescribir la totalidad de la potencia de cada ojo sin provocar trastornos de diferencia de tamaño de imagen u ojos vagos.

 Estrabismos

Los prismas se suelen prescribir en casos de estrabismos de magnitud moderada (alrededor de 10-20 dioptrías prismáticas) para conseguir visión binocular y hacer que trabajen los dos ojos juntos y evitar la aparición de un ojo vago.