Información y colegios

Numerosos estudios han demostrado que la visión es un factor importante que afecta a la habilidad del niño para atender y responder a las demandas escolares. La mayor parte de la información que aprendemos se realiza a través del sistema visual.

Existen muchos aspectos de la visión que pueden afectar las habilidades necesarias para la escolaridad. Se sabe que la miopía, hipermetropía y astigmatismo pueden provocar una visión borrosa o fatiga ocular que afecte a la tarea escolar. Sin embargo, existen individuos que pueden tener problemas de enfoque que no les permita cambiar rápidamente el foco de la pizarra al libro o viceversa o pueden tener dificultad para usar ambos ojos al mismo tiempo. Esta disfunción puede requerir un excesivo esfuerzo pudiendo interferir en el proceso de información visual. También se puede tener dificultad para controlar los movimientos de los ojos, lo cual provoca pérdidas de lugar durante la lectura , falta de comprensión o necesidad de usar el dedo para mantener el lugar en la página.

Los problemas de procesamiento de la información visual pueden ser un gran obstáculo para los niños desde el primer día de colegio. El programa escolar asume que los niños poseen ciertas habilidades para realizar y procesar toda la información que les es mostrada. Sin embargo, ¿está el niño preparado visualmente y auditivamente para ir al colegio? El niño que no ha desarrollado el nivel adecuado puede tener dificultades desde el primer día. Estas dificultades pueden manifestarse como problemas en la lectura, escritura, matemáticas, o dificultades a la hora de razonar y pensar, en los deportes o incluso en las relaciones sociales con otros niños.

Algunos niños con problemas visuales asociados a problemas de aprendizaje se pueden beneficiar del uso de lentes para cerca y de un programa de Terapia Visual.